Skip to content

Capítulo 49

diciembre 2, 2011

Está el destino escrito o es una boludez? ¿Somos una pluma al viento? Qué jodido tema para pensarlo justo ahora en que yo, Violeta Marinoni, no podía hacer otra cosa que pensar, o escuchar, o sentir acaso cuando me toman de la mano para tomarme el pulso o inyectarme alguna cosa…

Para leer completo

Anuncios

Capítulo 48

diciembre 1, 2011

-A veces yo también venía a la playa a pintar, a buscar la luz, como Reverón.- Dijo Don Amarillo a Celia quien aprovechaba las últimas luces de la tarde para terminar su cuadro de la playa. –Pintas más bien como surrealista, como expresionista, me recordás a Frida.

Para leer completo

Capítulo 47

noviembre 28, 2011

Y alguna vez fue una mano de Marcos sobre una mano de Celia con flor amarilla, velitas verdes y tiquet de metro, en una mesa, una cama o un libro apenas recordado, o al borde del camino de una montaña, o al borde del tiempo que no retorna…

Para leer completo

Capítulo 46

noviembre 23, 2011

Cuando Carlos no estaba del todo bien se le alborotaba más el cabello, resoplaba como un león cansado sobre el capot abierto del jeep mientras Rosa le sostenía alumbrando a donde él miraba, aunque Carlos no sabía a dónde mirar, si esos aparatos electromecánicos que no entendía del todo o hacia ese pasado esplendoroso que estaba a su lado…

Para leer completo

Capítulo 45

noviembre 22, 2011

¡Hola gatito! ¿De dónde vienes? Espera, no me digas, ya sé, vives en uno de los apartamentos del edificio verde que está en la séptima con 12 y 13, ¿no es así?, (Federico no dijo nada). Déjame presentarme, mi nombre es Escarlata, la bomba sexy de Suecia, la puta más codiciada de esta puta ciudad.

Para leer completo

Capítulo 44

noviembre 17, 2011

Violeta llegaba cada tarde a darle a comer a Federico Amarillo, así lo habían acordado Celia y ella luego que se hicieran buenas amigas. Federico, deshabituado a la presencia de Violeta, de su olor, de su voz, la miraba con cierto aire hosco, despreciable…

Para leer completo

Capítulo 43

noviembre 8, 2011

Ay de esta joda que se aloja como una semilla de mamón en mi garganta, ay de este vacío que se define en mi pecho, ay de ti, Marcos, que no terminas de salir del bosquecito de la nostalgia, de ese bosquecito húmedo, luego de la lluvia, a media tarde y en silencio…

Para leer completo